viernes, 21 de marzo de 2014

LAS TRES CLASES DE INNOVACIÓN Y CUANDO USARLAS

Las tres clases de innovación y cuando usarlas

Por: Fernando Cárdenas E.
La innovación entendida como cualquier mejora significativa en los parámetros de valor que son importantes para el cliente o el consumidor, según la define Michael Tracy, puede ser entendida como parte de un espectro continuo. En el extremo izquierdo de este espectro tenemos la innovación incremental o lo que podríamos llamar “el cambio de lo conocido”. En el extremo derecho del espectro se encuentra la innovación disruptiva o lo que conocemos como: “el cambio completo de las reglas de juego”. En el centro del espectro se encuentra la innovación adyacente: “el cambio en las fronteras del negocio”.

Para poder definir cuando una compañía debe utilizar cada una de estas clases de innovación, es fundamental entender las características y la dinámica de la industria y del entorno en el que trabaja la organización. El contexto es lo más importante para poder priorizar las clases de innovación.    

1.      INNOVACIÓN INCREMENTAL

Cualquier compañía existente debe tratar constantemente de cambiar lo conocido. Esto le permite diferenciarse de la competencia. Si usted desea ser un nuevo jugador en alguna industria es muy probable que este tipo de innovación no sea de utilidad para entrar en ella y cautivar los clientes o consumidores.  Es mucho más efectiva para los lideres de la categoría en industrias con poco cambio. Es un buen comienzo para introducir las compañías al mundo de la innovación pero rara vez es suficiente para construir ventajas competitivas en el largo plazo.

Esta clase de innovación puede ser útil para las empresas existentes en mercados que aun tienen potencial importante de crecimiento en los que los competidores están concentrando sus iniciativas en mejorar los productos o servicios existentes y su empresa puede aprovechar esta oportunidad persiguiendo algún estilo distinto de innovación como la experiencia del cliente o la configuración del negocio. O cuando el mercado esta sufriendo de una falta general de innovación y tiene altas barreras de entrada que limitan las amenazas de innovaciones disruptivas.  

2.      INNOVACIÓN ADYACENTE

La innovación adyacente es interesante cuando en los mercados es necesario generar nuevo crecimiento a partir de las competencias y activos existentes o cuando se requiere cambiar la dinámica de la industria porque el crecimiento parece agotarse. En estos casos usted debe estar atento a oportunidades que utilicen sus capacidades y activos actuales en mercados diferentes o que permitan servir a los clientes en una forma ampliada complementando su oferta de productos o servicios.
Las compañías que persiguen esta clase de innovación están dispuestas y son capaces de cambiar la forma en que trabajan adaptando sus competencias y capacidades actuales o desarrollando unas completamente nuevas. Estas innovaciones son más riesgosas que las innovaciones incrementales pero por lo tanto son también más difíciles de copiar.


3.      INNOVACIÓN DISRUPTIVA

Todas las compañías deben pensar en formas de reinventar su negocio. En este caso es necesario estar dispuestos a jugar con reglas completamente diferentes y utilizar distintas competencias y activos. Esta innovación es importante cuando es necesario apostarle al crecimiento en forma dramática. Cuando los competidores están tomando acciones mucho más agresivas que requieren de reacciones más allá de lo tradicional.  Cuando los mercados no crecen, las barreras de entrada se están derrumbando y las fronteras de la industria se están desvaneciendo, aumentando los riesgos de una disrupción.

Esta innovación es mucho más riesgosa pero por lo tanto es la que genera los mayores retornos. Todas las organizaciones deberían tener una o dos fuentes de innovación disruptiva en su portafolio.


CONCLUSIONES

En la medida en que los contextos en los que operan las compañías se tornan más competidos e impredecibles, las empresas deben prepararse para adoptar las tres clases de innovación descritas en este artículo.  La innovación incremental puede servir como primer paso para introducir a la organización en los procesos de innovación. Sin embargo, a medida que la tecnología y las preferencias de los consumidores cambian, a medida que los ambientes competitivos se vuelven más agresivos e impredecibles, esta innovación no será suficiente. Las organizaciones tendrán que aprender a modificar sus competencias y aprovechar sus activos mediante innovación adyacente. No podrán descuidar las oportunidades de disrupción y los nuevos modelos de negocio y tendrán que desarrollar estructuras y culturas que permitan que las tres clases de innovación convivan dentro de sus empresas con diferentes esquemas de gobierno. De lo contrario, corren el riesgo de que pequeños emprendimientos o sus competidores, aprovechen las oportunidades de innovación y acaben por volver obsoletos sus productos, procesos o modelos de negocio afectando incluso su supervivencia

1 comentario:

  1. Excelente aporte. No se encuentra mucho sobre los tres tipos de innovación, sino sólo de dos, la incremental y la disruptiva.

    ResponderEliminar